Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

PESCA DE PULPOS DESDE EMBARCACIÓN


CON PULPERAS Y SARDINAS


La pesca de pulpos desde embarcación se realiza a profundidades de 3 a 30 mts. siendo lo más habitual no pasar de 15 mts. de profundidad.

Los pulpos se pescan con la embarcación a la ronsa (sin anclar) por lo que es necesario que haya un poco de viento para que nos desplace y nuestro señuelo vaya recorriendo el fondo marino.

Utilizaremos pulperas que consisten en una superficie plana que puede ser plástica o de madera (normalmente blanca) del tamaño aproximado de una mano que tiene una perforación a un lado para atarle una cuerda y al lado contrario tiene dos o tres grandes anzuelos. Esta tabla en una de sus caras tiene adherido un plomo que hace que esta cara siempre quede apoyada en el fondo del mar cuando la vamos arrastrando y en la cara contraria es hacia donde miran los anzuelos y donde colocaremos una o dos sardinas sujetas con gomas a la tabla. Se comercializan diferentes tipos de pulperas y algunas de ellas disponen de otros elementos para sujetar las sardinas.

Os muestro algunas pulperas preparadas para pescar. Las estamos viendo por la cara por la que se colocan las sardinas, por la cara contraria esta la plancha de plomo:


Pulperas preparadas para pescar con sardinas desde embarcacion
Pulperas preparadas para pescar con sardinas desde embarcación


Para atar las pulperas se puede utilizar un sedal muy grueso o una cuerda fina. Pensad que los pulpos al ser pescados no dan fuertes tirones pero puede suponer un peso de varias veces su peso propio al ser desplazado por el agua. También puede ocurrir que se agarre a alguna roca del fondo al sentir que esta siendo arrastrado hacia la superficie y tengamos que tirar o mantener la tensión hasta ver si se suelta.

La forma de pescarlo consiste en dejar caer al fondo las pulperas por el lado de la embarcación por el que sopla el viento para que al desplazarse la misma tire de las cuerdas sin pasar por encima de ellas. Cuando las pulperas lleguen al fondo seguiremos dando más cuerda hasta que con el arrastre las cuerdas queden formando menos de 45 grados con la superficie del agua para que las pulperas en el fondo queden tumbadas sobre la cara que lleva el plomo. Sujetamos las cuerdas en la embarcación y ya solo tenemos que dar un tironcillo de ellas de vez en cuando para ver si detectamos más peso del inicial. Si observamos que al tirar pesa más que lo que pesaba inicialmente iniciamos el ascenso de la misma. No se trata de subir rápido pero si es importante intentar no dejar de tirar manteniendo la tensión en todo momento y es aconsejable haber dado algún tironcillo brusco y algo más fuerte al inicio de la ascensión para intentar pinchar al pulpo con algún anzuelo. Pensad que muchas veces el pulpo viene sujeto a la sardina y tabla por sí sólo sin estar pinchado en los anzuelos y si detenemos la tensión en la subida es más fácil que se suelte. También es muy probable que trate de soltarse en el momento en el que queremos sacarle del agua, motivo por el que es de gran ayuda tener a un compañero que nos ayude con un salabre o sacadera. Si se suelta, dejad caer la pulpera inmediatamente que es muy probable que vuelva a agarrarse a ella o a alguna de las otras que llevéis arrastrando.

Ojo al momento en el que lo sacáis del agua, que los pulpos tienen la fea costumbre de tratar de empaparnos con un buen chorro de agua salada en el mejor y más habitual de los casos y con mezcla de agua y tinta en el peor.

Una vez capturado, si lo metéis en un saco de malla de plástico como los que se utilizan en las obras para los escombros, le dais unas cuantas vueltas a la abertura y lo colocáis en un cubo de albañil con la abertura bajo el propio pulpo (no es necesario atar la abertura del saco) terminará quedándose quieto y finalmente muriendo. Si vais pescando más pulpos podéis ir echándolos en el saco sin tener que estar atando y desatando.

Al principio os comentaba que las tablas utilizadas normalmente son blancas y es que los pulpos tienen debilidad por el color blanco. Por este motivo, para atraer más la atención de los pulpos algunos atan en la cuerda un trozo de tela o bolsa de plástico blanco a 1 o 1,5 mts. de la pulpera.


Recuerda que esta prohibido pescar pulpos de peso inferior a 1 Kg.


CON BOTES

A los pulpos les gustan los huecos y tienen tendencia a meterse en ellos. Es por eso que si se deja un bote o vasija en el fondo del mar donde quepa un pulpo y con la boca lo suficientemente grande como para que el pulpo pueda entrar y salir es probable que al poco tiempo nos encontremos un pulpo dentro. Evidentemente habrá que colocar estos botes o vasijas en zonas donde haya habitualmente pulpos

Este tipo de pesca la realizan los pescadores profesionales dejando caer desde la embarcación una línea con muchos botes sujetos a ella. Pasado un tiempo recogen las capturas.



Botes para pescar pulpos
Botes para pescar pulpos